Autoridades de Sri Lanka habían sido alertadas antes sobre posible ataque

Las autoridades de Sri Lanka no atendieron las advertencias de agencias de inteligencia sobre la amenaza de un ataque de un grupo islámico radical al que las autoridades atribuyen los ataques del Domingo de Pascua en el que murieron más de 200 personas.

La afirmación la hizo el lunes el ministro de Salud del país, Rajitha Senaratne. Las explosiones coordinadas que golpearon iglesias y hoteles de lujo en Sri Lanka fueron obra de siete atacantes suicidas de un grupo armado esrilanqués llamado National Thowfeek Jamaath, indicó el ministro.

Agencias internacionales de inteligencia habían alertado varias veces a partir del 4 de abril, dijo Senaratne. El 9 de abril, el Ministerio de Defensa escribió al jefe de policía con información que incluía el nombre del grupo, señaló. El 11 de abril, la policía escribió a los responsables de la división de seguridad judicial y diplomática.

En un primer momento no estaba claro qué medidas, en su caso, se habían tomado al respecto. Las autoridades dijeron que se sabía poco del grupo, salvo que su nombre aparecía en reportes de inteligencia.

Debido a la disfunción política en el gobierno, dijo Senaratne, el primer ministro, Ranil Wickremesinghe , y su gobierno no fueron informados sobre esos reportes hasta los ataques.

El primer ministro de Sri Lanka, Ranil Wicramesighe, expresó sus condolencias a las familias de las víctimas. "Veo esto como una gran crisis que llevará al país y su economía a la inestabilidad. Condeno enérgicamente estos ataques dirigidos a sitios religiosos y hoteles de lujo. Todos nosotros debemos respetar la ley de la tierra", dijo a los periodistas.

title

Content Goes Here